Noches Contra Babylon

jueves, noviembre 23, 2006

Programa 62

Noches Contra Babylon
Programa especial sobre Euskal Herria Jamaika Clash y Fermín Muguruza como solo lo podrás conocer en Noches Contra Babylon
Canciones, palabras, acciones y compromiso.
Entrevista en vivo a Fermín Muguruza en el estudio de FM La Tribu, charla en la que tambíén participaron Gastón Montells y Diego Skliar.
Además de esa música que siempre hay que tener a mano
Reggae Dub Ska Dancehall
Mauricio Polchi Paula Carrubba Agustín Bush Doctor
Operador: Gabriel Eusebi
Jueves después de la medianoche en FM La Tribu 88.7 Mhz o http://www.fmlatribu.com/
Mail reggaelatribu@yahoo.com.ar
Fermín Muguruza regresa a Buenos Aires junto a Sorkun y Mikel Abrego. En esta ocasión está presentando en Session Sound System su último material, el Euskal Herria Jamaika Clash. Será el viernes 24 de Noviembre en Unione e Benevolenza (Presidente Perón 1372) a las 21 hs. El día jueves dará una conferencia de prensa en la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo.
El disco fue grabado en los estudios Tuff Gong de Kingston, en los meses de enero y febrero de este 2006. Todo el trabajo quedó registrado en el documental BASS-que Culture. El proyecto, planeado como un choque entre la cultura de Jamaica y la del Euskal Herria, resultó un abrazo gracias al cual nació el Euskal Herria Jamaika Clash, el disco más reggaero de toda la carrera de Fermín Muguruza.
Descargar el podcast de la entrevista a Fermín Muguruza
En este programa escuchamos:
Fermín Muguruza - Euskal Herria Jamaika Clash
Fermín Muguruza - Plastic Turkey
Fermín Muguruza - Azoka Eguna
Fermín Muguruza - La Línea del frente
Capleton - Jah Jah City
Damian Marley - In 2 Deep
Judy Mowatt - Concrete Jungle
Actitud María Marta - Sonrisa Macabra
Horace Andy - Do You Love My Music
Junior Murvin - Police & Thieves
Fermín Muguruza - Le Mouv´ Dub

Kortatu
Fermín Muguruza decidió ser músico y tomarse el asunto en serio durante un recital punk a principios de los ´80. Encontró en la música de The Clash un canal, en su mensaje un modo de expresarse y en su actitud un estilo de vida.
Entonces, formó junto a su hermano Iñigo Muguruza (bajo) y Treku (bateria) la agrupación ska punk Kortatu, un trío de Irún frenético, visceral y politizado: una revuelta existencial punk que reflejó sin miedo sus contradicciones, su disgusto, su odio y su deseo de sentirse acompañado en la resistencia frente a los valores representados por el estado, la iglesia, la cultura oficial y las fuerzas de seguridad.
En 1985 editan su primer material en forma de EP que se llama Cicatriz y contiene "Nicaragua Sandinista", "Manolo Rastaman" y "Mierda de Ciudad". Además, lanzan su primer LP, en el que puede escuchar un Jimmy Jazz de los Clash versionado al español.
Al año siguiente saldría El Estado de las Cosas. La tensión política y social de Euskadi no concedía excesivo margen para la tolerancia. El GAL, el recrudecimiento de la actividad de ETA y las secuelas de la reconversión industrial dificultaban el diálogo. Lo importante era hacerse oír. Ya no hay diversión ni salvas de pirotecnia ska. Es la hora del fuego real, punk de combate.
Existían otras posturas, pero en el rock de "La línea del frente" Fermin Muguruza toma el megáfono para contar su versión. Y el mensaje es claro: "Deja de beber tanta cerveza y lucha", "manifiesta tu rechazo". La Guerra Civil del 36 aún era una cuenta pendiente ("Aizkolari") porque la historia hay que saber leerla; la heroína, un arma de la represión ("Nivel 30º", homenaje póstumo a Stéfano Tamburini, creador del personaje de cómic Rank Xerox); el PNV, los modernos inquisidores ("Jaungoika eta Lege Zarra"); y la resistencia, una razón para vivir: "Aunque esté todo perdido / siempre queda molestar". Euskadi 1986: "Esto no es el Oeste, pero aquí también hay tiros (a Billy The Kid)".
En 1988 editaran Kolpez Kolpe. Grabado después de una larga gira europea y cantado totalmente en euskera, "Kolpez kolpe" supera la fórmula del punk-rock. Javier Muguruza vuelve a aparecer con su acordeón, se incorpora una sección de vientos y en los controles ya aparece Kaki Arkarazo, de M-ak. El discurso musical (ahí está "A.E.K.-ko Veteranoak") se encamina hacia propuestas paralelas al hip hop, donde la voz de Fermin gana credibilidad y potencia comunicadora, combinadas con una contundente profundidad hardcore, la conexión a los Clash sandinistas y apuntes de folclore vasco. Más reflexivo que visceral, no hay nada gratuito en este álbum, ni siquiera la referencia a los británicos Redskins en "Etxerat!". El contenido de los textos sigue la lógica post-marxista de análisis interior ("After-boltxebique"), autocrítica ("Oker Nago": "Estoy confundido") y búsqueda de nuevos referentes (la causa palestina en "Ehun Ginen"). También hay lugar para la sátira biafriana ("Platinozko Sudurrak": el lehendakari Ardanza negociando el gobierno tripartito "entre líneas") y para defender que la coherencia sólo se mantiene resistiendo ("Makurtu gabe": "Aunque nos corten una pierna a cada uno, ya nos saldrán nuevas") y recordando el pasado para sobrevivir al futuro ("Gernika 37-87").
Kortatu nunca pidieron que se compartiera su punto de vista, pero exigían su derecho a darlo a conocer.

Negu Gorriak
La semilla de esta banda, ya latente en el último disco de Kortatu, germina en un recital de Public Enemy. Fermin Muguruza decide fundar junto a Iñigo y Kaki Arkarazo, Negu Gorriak "inviernos crudos". En euskera para el mundo. Rock, rap, reggae y actitud.
En 1990 saldrá su primer disco, llamado también Negu Gorriak. "Esan ozenki", la canción que abre no dejaba lugar a la duda: "¡Soy vasco y estoy orgulloso!" no era la simple adaptación de una consigna al contexto propio. Fermin aprendió que todas las luchas son la misma. La palabra de Malcolm X, las imágenes de Spike Lee y la música de Public Enemy podían utilizarse para interpretar otras realidades a través de la parábola. La historia es una, pero hay muchas maneras de contarla. Negu Gorriak cuentan la suya desde "Radio Rahim", "Irakatsi ziguten historia", "Napartheid"... también desde "Malkoak" y "Amodiozko kanta", canciones de amor en el dolor de una lágrima y la soledad de una prisión. De todos modos, más que proclamar una postura "Negu gorriak" muestra los instrumentos para defenderla: hip hop, hardcore y raggamuffin... coherencia en las convicciones y sentido del humor ("Bertso- Hop", "Ragamuffin jaia").
Al año siguiente editan Gure Jarrera, con Mikel "Anestesia" (bajo) y Mikel "Bap!!" (batería), empezando a formar parte del proyecto. Un sustrato con fundamento compuesto de rock, rap y reggae, por este orden, propicia la construcción de una estructura abierta a nuevas formas que superan el mero crossover. Fugazi (versión de "Song Number One"), Los Van Van, Sly Stone, George Clinton, Linton Kwesi Johnson, Bad Brains, Aretha Franklin, Rubén Blades y muchas otras referencias engarzan la frescura de un disco que se apoya en ritmos metálicos y guitarras p-funk para remarcar que la postura del grupo es firme y que aquí no hay concesiones. "Gure jarrera" es una celebración sensata, a veces tocada por la fatalidad ("Lehenbiziko bala") y el odio, que se interroga sobre soluciones reales y no sobre sueños imposibles, que esquiva el cinismo con ironía ("Zipaioen matxinada") y que cuando es necesario denuncia sin miedo (al entonces Teniente Coronel Rodríguez Galindo en "Ustelkeria": "La Guardia Civil pilló una tonelada de coca y en la comisaría desaparecieron 150 kilos". Galindo denunció al grupo y el juicio dictó sentencia favorable al guardia civil, aunque sigue pendiente de recursos. A Galindo lo encarcelaron más tarde por su presunta implicación en casos de tortura y guerra sucia). Casi al final, justo antes de esa "Gora herria" tocada por la médula latinoamericana que les conecta con la resistencia de Víctor Jara ("las gargantas poderosas no se pueden ahogar") y la esperanza de las revueltas populares, Antón Reixa, en otro guiño a Public Enemy, se pregunta: "¿Quién teme a un planeta vasco".
En 1993, desde Euskadi para el mundo, llega Borreroak Baditu Milaka Aurpegi, también conocido como el Album Negro. Más allá de la conexión política, aquí se ahonda en sentimientos dolorosos. Cuando se pierde la esperanza, te das cuenta de que organizar el odio conlleva un precio muy alto que debes pagar para seguir resistiendo. Fermin trata de explicar una tormenta desde dentro, operándose a sí mismo a corazón abierto para desentrañar la caja negra de la historia y tratar de comprender el sentido de la vida y de la muerte, inquietantemente unidas por el llanto, como se recuerda en la versión de Delirium Tremens, "Kaixo". Ya sucedía en el segundo LP de Kortatu, la impotencia le quema la sangre, pero ahora la desesperación parece inclinar la balanza hacia la oscuridad, hacia una violencia autodestructiva generada por una sociedad enferma, hipócrita y cínica, donde todos somos Malcolm X, como dice Antón Reixa. En la línea del Henry Rollins de "The End Of Silence", "Bi doberman beltz" abre setenta minutos sobre la confusión y la amargura. Hay que resistir, pero no queda nada en qué creer porque "el verdugo es el hombre de las mil caras", porque a veces sólo se entiende el lenguaje de las pistolas ("Pistolaren mintzoa", versión de M-ak); porque "en el reino de la hipocresía no hay lugar para los inocentes. / Homosexual y rojo son pecados imperdonables"; porque en el mundo de la prisa se justifica el egoísmo ("Bost gehiago"); porque ante el timo del rock'n'roll uno se siente como "un imbécil más en el paraíso de los gilipollas"; porque la tortura no existe, según quien diga la misa; porque un cadáver sabe guardar muy bien los secretos. Hay también dolor por la muerte ("Erori") y por la ausencia: intenso en "Himen izango bazina" ("si estuvieras aquí / al borde de la cantera y mirando al desierto / no me atraparía la última grieta") y estremecedor en "Itxoiten" ("Esperando"). Todo viene envuelto en sonidos crudos, hardcore emocional, metal inquietente, hip hop minimal. Todo menos "Kolore bizia" y "Chaquito", dos apuntes de esperanza en clave caribeña para seguir adelante: contra el racismo, una; por la paz, la otra.
En 1995, ve la luz el primo vasco de Casa Babylon y Dale Aborigen. Negu Gorriak encuentran una razón para la esperanza: "Ideia zabaldu/Difundir la idea". Bajo ese título se articula un disco más positivo que optimista, que deja atrás la oscuridad del anterior, pero sin olvidarla. La última revolución romántica de los zapatistas ("primero la gente"), el inicio del proceso de paz irlandés, el nacimiento del primer hijo de Fermin y sus estancias en Centroamérica ayudan a fijar el contexto de un álbum que abre el puño y muestra la mano, aunque no se la tiende a cualquiera. "Idea zabaldu" incorpora un aluvión de sonidos latinos. También pone sobre el tapete la dificultad de Fermin para adaptar su voz a registros más cadenciosos. Dificultad que él mismo reconoce y evita al ceder el micro a Sorkun (del grupo Kashbad) en "Nire baitan daude biak" y a Irantzu Silva y Javi Pez en "Aizu" (puro De La Soul), una hermosa canción para comprender a los enfermos de sida y luchar contra su marginación. Los sentimientos positivos de fraternidad internacionalista ("Salam, agur") se alternan con mensajes de comprensión y respeto, de denuncia contra el sexismo y la explotación infantil, a favor de la libertad de expresión y con una confesión valiente: "En mi interior se alojan el tirano y el liberador. / La lucha comienza dentro de mí. / Liberemos nuestras mentes". Casi punto y final.
Salam, Agur. Gracias, hasta luego. Momento de la despedida. La despedida se anunció como la llegada, desde las páginas de "Egin". Negu Gorriak cerraban su ciclo rindiendo tributo en euskera a quince grupos y artistas con sentido y sensibilidad. Bap!!, Otis Redding (un sorprendente "Respect"), The Who, Macka B, Minor Threat, Bob Marley, Public Enemy, The Clash, Redskins, Poison Idea, Errobi, Dead Kennedys, Linton Kwesi Johnson, Anestesia y N.W.A. Una selección realizada con el corazón atendiendo a lazos sentimentales y no sólo musicales que hacen buenas las palabras de Fermin: "Forman parte de la banda sonora original de nuestras vidas". En el disco participan también Sorkun, Javi Pez, Jabier Muguruza, Evaristo (La Polla Records), Sargento García, Silvia Ammirato (Wemean)... Punk, rock, rap, reggae.
Fermin Muguruza eta Dut. Ireki Ateak (1997). Colaboraciones puntuales al margen, la primera señal de Fermin tras Negu Gorriak fue una versión de "El derecho de vivir en paz" para un disco de homenaje a Víctor Jara interpretada junto al trío de Hondarribia. De la complicidad surgió todo un álbum titulado "Abrir las puertas" y de contenido notable. El metal inquieto de Dut y su arrojo para adentrarse en diferentes texturas son en efecto cómplices de Muguruza en once temas, incluido el de Víctor Jara, que se adentran en espesuras metálicas, se sumergen en la densidad del drumíníbass (magnífica "Nik baditu sei"), respiran aires caribeños y polución dub, se agitan en los cajones del post-hardcore, y además invitan a Todos Tus Muertos y Mikel Laboa. En los textos, entre llamadas a la resistencia y a la solidaridad ("Lucrecia"), destaca "Ezti potoa" ("Tarro de miel"), un canto al clítoris, "la rosa del deleite", que se revela como la mejor denuncia posible contra la ablación.

Fermín Muguruza
Finalmente en un nuevo concierto, de Luciano esta vez, escucha el sonido que estaba buscando. En 1999 aparece su primer disco como solista Brigadistak Sound System. Fermin es una nación andante que asume en primera persona la responsabilidad de su debut en solitario más acompañado que nunca. Con el espíritu de "Gora herria" y el positivismo musical de "Ideia zabaldu", ha montado un sound system mutante vertebrado por la línea evolutiva de los sonidos jamaicanos: del ska y el reggae al dub y el jungle. Una vez establecida la base, le ha bastado caminar sobre los puentes emocionales que ha ido tendiendo en los últimos años, más con los individuos que con los entornos geográficos, para completar un disco sorprendente y vivísimo, crónica de una esperanza personal pero no individualista, donde la fe en la gente es la fuente de la resistencia y tomar la palabra continúa siendo esencial para difundir la idea. Abandonarse en la indolencia tras la puerta de nuestras casas significaría claudicar. La clave: sal fuera; si mueves los pies, acabarás moviendo la mente. Así que al baile. La savia reggae destilada junto a los italianos Radici Nel Cemento en "Urrun" se alimenta de dub en la mezcla de Mad Professor y en "Eguraldi kainotsua hiriburuan" (con Spartak Dub International de París), y se convierte en ska en "Hitza har dezagun", con los venezolanos Desorden Público ejerciendo de The Beat. La cadencia jamaicana acompaña luego a Angelo Moore (Fishbone) en "Newroz", otra prueba del acierto de Muguruza al confiar en cantantes más dotados, como el enorme Fidel Nadal (Todos Tos Muertos), voz principal en la versión de Toots And The Maytals, "54-46". El tono musical de celebración, más que de fiesta, que se emociona con Manu Chao en la serenidad de "Maputxe", prosigue arrimándose a los colores vivos de Hechos Contra el Decoro ("Lagun nazakezu?") y a una imaginaria Cubajamáfrica en "Oasiko erreguna". Y aunque posiblemente destaquen por contraste la fiereza jungle de "Puzka" y el poderoso drumíníhop de "Nazio ibiltaria naiz" (con Aztlan Underground), no hay altibajos en un disco orgánico, convincente y a todas luces magnífico.
En el año 2000, despide el siglo con FM 99.00 Dub Manifest. Internacionalismo frente a globalización. Los jóvenes que gritan no sienten frío, dice en algún momento este Dub Manifest. Por eso él sigue gritando, bailando y mirando hacia el este, paseando sus canciones por los bares y los barrios, por las calles y las plazas. Contándonos historias cercanas de tierras lejanas, de tierras armadas, habitadas de violencia latinoamericana, estructural, habitadas de violencia hereditaria, donde el diablo cultiva sus tierras y besa cada mañana a los niños en la frente, donde florece el odio sin esfuerzo, regado con el llanto cotidiano de las madres. Por eso Fermín, que lo sabe, continúa buscándole a la vida, a la mala vida, las salidas de emergencia, continúa hablándonos del dolor con la alegría del que espera verlo desaparecer un día. Lo acompañan Nacho Murgui, Zebda, Wagner, Muñeko, txalapartaris y raperos, y muchos otros, amigos e invitados que se pasan por la fiesta de este disco con sus vientos, con sus voces y sus convicciones.
Su tercer disco solista apareció en las bateas en el año 2003. En muchas no pudo ser visto, porque su tapa fue censurada. Fermin Muguruza habla de la vida en “In-komunikazioa”. Mensajes cifrados sobre las cuentas del alma, su alma. Mensajes directos sobre las cuentas del mundo, nuestro mundo. Razones, comunicación sin intermediarios. Son las voces de Begoña Bang Matu y Eva Reina (también la rima hip hop de Arianna Puello), regalos del cielo que se entienden en el reggae y el drum’n’bass con la trikitixa de Joseba Tapia, el scratch de DZ y los vientos de Eric Herrera, Raynald Colom y Gorka Benítez. Este disco está editado en la Argentina en Formato doble que incluye las remezclas conocidas como Irun Meets Bristol. La Inkomunikazioa Tour pasó por el Teatro de Colegiales en el año 2004, con una formación de once músicos, que dejaron sudados y con la boca abierta a los más de dos mil presentes en aquella ocasión.
En el último disco a la fecha, Euskal Herria Jamaika Clash, vuelve al reggae con el fin de unir en un choque positivo la cultura jamaiquina con la euskadi. Fermín logra, en este disco, fundir los sonidos típicos de la tierra de Bob Marley como el dub y el calypso con los instrumentos tradicionales vascos, como el acordeón Trikitixa. Este ambicioso proyecto de grabar en Jamaica lo llevó instalarse en los meses de enero y febrero del presente 2006 en la ciudad de Kingston, donde grabó el disco en los estudios Tuff Gong Internacional (Bob Marley) y realizó la mezcla en el estudio de Shaggy, Big Yard. Desde Euskal Herria, acompañaron a Fermín: Jon Elizalde, Xabih Solano, y Xabih Pery, y en Jamaica además del productor Clive Hunt, participaron en el clash, choque o encuentro, los siguientes músicos: I-Threes (Rita Marley, Marcía Griffiths, Judy Mowatt), U-Roy, Masta Blasta, Luciano y Lisa Dainjah, Dean Fraser (Rita Marley, Luciano), Wayne “Ce” Clarke (Steel Pulse, Shaggy), Daniel “Axe Man” Waul (Black Uhuru), Wayne Armond, (Jimmy Cliff), Franklin Bubbler Waul (Black Uhuru), Izziah Sticky Thompson (Sly&Robbie), David Madden (Skatalites), Keisha Patterson (Sinead O Connor), Leba Hibberts (Toots&The Maytals), Pam Hall (Fab5) El nuevo álbum ofrece doce temas, donde además del reggae, también se siente el optimismo ante las nuevas luces que iluminan el futuro del País Vasco (Euskal Herria Jamaika Clash)… un optimismo que se entrelaza con descripciones costumbristas (Azoka Eguna), ánimo rebelde (Mongolian Barbecue, Basque Xamuraia, La Fille Du Quartier Populaire”), cantos de esperanza (Yalah Yalah Ramallah), un fotograma de un triunfo simbólico (Beamon Jauzia), crítica a la alienación (Askatasun Parabolika), a la dictadura del imperio (Plastic Turkey), un corte reposado de aire poético sobre música y sentimientos (Baxua eta Lurra), un instrumental final (Le Mouv Dub) y una revisión luminosa y esperanzadora en clave de reggae de una vieja canción de Kortatu (La línea del frente). Euskal Herria Jamaika Clash, es un eslabón coherente en la cadena de discos de Fermín Muguruza, donde acentúa más que nunca la concepción clásica del reggae, pero con algunos matices mestizos presentes (fuerza rock, algunas baterías Hip Hop o el sonido trikitixa).

Toda la información para escribir la Biografía Sonora fue compilada de la Página Oficial de Fermin Muguruza

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Free Web Site Counters
Free Web Site Counters