Noches Contra Babylon

sábado, mayo 26, 2007

Anthony B en Argentina

Anthony B llegó a la Argentina el viernes 25 de mayo, casi 200 años después de una revolución. La revolución, que iniciaría el camino hacia la primera independencia nacional. Llegó a Ezeiza cuando recién amanecía, entre el frío de esa mañana y las más de 12 horas de viaje se debe haber planteado seriamente si había hecho bien en venir hasta un lugar tan lejano y distinto a su caribe. Durante el último mes había estado de gira por Estados Unidos junto a Chuck Fender y Fantan Mojah. La Higher Meditation Tour lo traía ahora al sur del sur. En esta ocasión lo acompañaban su manager y un cantante, un joven nacido en Francia y que vive en Jamaica, donde se está haciendo conocido como Singer J.
Esa misma tarde hubo una conferencia de prensa para pocos medios y varios fanáticos de Anthony B. En esas pocas horas que llevaba en el país se había interesado por aquella Revolución de Mayo. Contó que uno de sus temas de interés es la historia, que sólo lee libros de esa materia. Dijo estar muy cómodo en Jamaica, viviendo en Portmore, el mismo barrio desde su adolescencia. Se formó en el ghetto y está acostumbrado a vivir de esa manera. Habló con mucha lucidez sobre los distintos temas consultados, firmó autógrafos y se sacó fotos. Después se fue en la misma camioneta blanca de vidrios polarizados que lo había ido a buscar esa mañana.
Al día siguiente, era el show en Niceto.
Antes de su presentación, subieron al escenario Alika y Boomer y comenzaron a calentar la noche cantando sobre sus pistas un tema cada uno. El DJ de ambos fue DJ Alex, quien acompaña a Alika en sus sound system. La Sista hizo un show más hip hopero que incluyó muchas de sus nuevas canciones como Hermana en el micrófono, Ejército despierta (World Jam), Siguiendo a la Emperatriz (Hard Times) y el cumbiado Dem Got No Love.
Boomer, que hace 10 años viene haciendo ruido en Chile junto al sindicato de la Danza, se presentaba por primera presentación en Argentina. Cantó muy bien y tiró varios fraseos que parecían no tener fin. Cada vez que Boomer terminaba un tema era aplaudido con más entusiasmo que en el anterior. Luego de una hora bien activada se despidieron Alika y Boomer, ya la noche estaba encendida y todos queríamos más.
Subió al escenario Singer J y arrancó cantando a grito pelado sin ninguna base y se ganó el silencio y el respeto de los presentes. Su set fue corto, de algo más de 15 minutos, no es un cantante conocido en Argentina, pero sirvió para ver varios de los movimientos, bailes, pasitos y la estética de los dancehalleros jamaicanos. Casi sobre el final dijo textualmente “I´m from Jamaica and this is Argentina. I want you to explain to dem what i really say. I say that in Jamaica we kill homosexual, battyman” (Yo soy de Jamaica y esto es Argentina y quiero explicarles a ustedes lo que estoy diciendo. Yo estoy diciendo que en Jamaica dicen que hay que matar a los homosexuales, a los battyman)*, para explicar el significado una de sus letras. El público no reaccionó, no se escucharon aplausos, pero tampoco chiflidos. Entonces, pidió que levanten las manos todos a los que les gustaban las vaginas de las mujeres y siguió cantando sobre el siguiente riddim. Luego, cantó a capella un Man To Man de Bob Marley para despedirse y le dejó la pista libre a la estrella de la noche.
Anthony B pidió ser aclamado para subir al escenario, quería escuchar fuego. El publicó con sus gritos, aplausos y chiflidos lo arengó para que se haga presente. Una vez allí comenzó todo en Fire Pon Rome, uno de sus temas más polémicos en el que critica a los políticos por manejarse con una lógica que no contempla a los pobres. Luego, un tema pro legalización de la marihuana y en seguida puso a todos a bailar con Lighters (el tema que cantara con Wyclef Jean y Snopp Dog). Ya empezaba a vibrarse el clima dancehall y el aire jamaicano, con los encendedores en el aire. Anthony cantaba con uno en alto, que le pidió uno al DJ. DJ Alex continúo en las bandejas toda la noche. Supuestamente venía con un DJ Jamaicano, que finalmente no llegó al país, por eso Alex se hizo cargo de la situación y lo hizo bien. Sólo habían hecho una prueba de sonido en común.
Anthony B apenas se paró en el escenario ya impuso toda su presencia y fue ganándose al público con gran oficio, no solo cantando bien, sino también bailando, saltando. Pero además, se vio un gran manejo del recital, manejando los climas y los tiempos, hubo dancehall, hubo new roots y hasta algunos sonidos más Nyahbingi. Cantó a capella, junto a Singer J, un One Love de Bob Marley, sobre el Dutty Wine tiró lírica de Elephant Man (pasito incluido) y medio perdido sobre el final de un riddim también emuló a Richie Spice cantando su Youth Dem Cold.
A la media hora de show más o menos volvió al escenario Singer J, para hacerle una segundo voz a Anthony y arengar al público. Así, a dúo, cantaron un Mr. Heartless muy cargado de emoción, en el que describe las duras situaciones que tiene que vivir la gente que no puede responder a sus necesidades sino con su pobreza, los Suffering Man (los oprimidos). El singer J se quedó en el escenario el resto del show, acompañándolo en coros con esa voz increíble que tiene y bailando con mucho ritmo.
Llevando al público por distintos estados como un gran MC, Anthony B podía pasar de temas acapella o Nyah o estallidos más dancehall, como el No Fraid a Body cantado sobre el World Cup Riddim que puso a todos a saltar.
A la hora y cuarto de show, con el One Love parecía que todo terminaba, incluso se fueron del escenario, pero los gritos del público hicieron que Anthony B y Singer J reaparezcan. Fue como un bonus track, fuera de programa, ya habían usado todos los 17 riddims programados para esa noche, pero siempre hay a mano un Worldjam Riddim, que usaron para el World a Reggae Music, pero que también calzó bien para un Waterpumpee y un Stand Up and Fight. El final fue con un interesante Freestyle sobre el Bam Bam Riddim con líricas de Toots entrelazadas, que fue el cierre de la noche y el hasta luego que se dijeron el publico argentino y Anthony B.
Como balance podemos decir que fue un muy buen recital, un poderoso Sound System jamaicano sonando en Buenos Aires, que esperemos pueda repetirse con artistas de esta calidad.
Después del recital se lo podía ver a Anthony B muy sonriente en el camarín, respondiendo preguntas a periodistas, sacándose fotos y hablando muy efusivamente con Singer J y con DJ Alex. Era recién la una y media de la mañana, le quedaban unas dos horas en el país, todavía le faltaba sonreír un rato más y después pasar por el hotel a buscar las cosas antes de tomarse el avión a Chile donde esa misma noche actuaría ante unas 15 mil personas junto a Kymani Marley, Easy Star All Star, Morodo y Kafu Banton.
* Sus dichos no le cayeron bien a nadie (espero), porque no hay ninguna ley moral más importante que la de respetar la vida y las decisiones ajenas. Me sonó como mi abuelo o mi bisabuelo hablando sobre la homosexualidad, más propio de una mentalidad atrasada que de una supuesta nueva verdad que pueda convencer a alguien en Argentina. Singer J aclaraba que eso es lo que se piensa en Jamaica, es parte de la vida cotidiana, de la religión e incluso de la ley. Hay que tener en cuenta que en Jamaica, no solo no está permitido la unión civil, sino que la homosexualidad está penada con hasta 10 años de prisión.

Texto: Agustín Bush Doctor
agustinoeyen@hotmail.com

Fotos: Paula Carrubba
paucarrubba@yahoo.com.ar

Descargar audio completo del recital

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Free Web Site Counters
Free Web Site Counters